Mis historias

2020, el año del cambio… Y vaya si cambió

Por 18 enero, 2021enero 28th, 2021Sin comentarios
2020, ese año que no ha dejado a nadie indiferente que estudiará en los libros de historia de todo el mundo en un futuro cercano.

El año 2019, cerré un año bastante duro. Tal y como compartí en aquel momento a través del post: 2019, gracias, pero no vuelvas, tocaba avanzar, pasar página con varios proyectos y poner el foco en nuevas aventuras dentro del año 2020.

Para el cierre de este año, además, he querido afrontar un “nuevo” reto al realizar el resumen de 2020 en formato video. Pongo lo de nuevo entre comillas, porque no es la primera que hago un video, pero sí que es la primera vez que lo hago en este sentido y con este formato.

Quería hacer algo de “andar por casa” y al grabarlo con la cámara frontal del móvil, con una luz que no ayudaba demasiado y con el “guión” un poco bajo, vaya si conseguí el resultado esperado (más para mal, que para bien)

Pero, más allá de la calidad del video en sí, que evidentemente es mejorable, me quedo con el mensaje que quería transmitir y como quería transmitirlo: de forma directa, personal y transparente, sin más edición que un poco de corrección de luces (lo poco que pude) y el añadido de una introducción y un cierre. Todo lo demás está según lo grabé, sin cortes, ni añadidos.

En cuanto a la duración, pues sí, se me fue un poco de las manos, pero es lo mismo que digo en el video, si quieres contar algo y te sale natural, cuéntalo y ya está, no le estés dando vueltas a si es demasiado largo o no, tirando de frase típica o de tópico, las cosas duran lo que tienen que durar, ni más, ni menos.

Nota entre líneas: si quieres tirar por la versión “resumida”, dale play al video, puedes verlo o simplemente escucharme mientras hablo, tampoco te vas a perder gran cosa por no poner la imagen. Ahora que lo pienso, quizás sea buena idea subirlo como episodio especial al podcast, al que lleva mi nombre (y el nombre de esta web) Si por otro lado, te gusta el “sufrimiento” puedes seguir leyendo el post que te dejo por aquí.

¡Ay! 2020

Hablar del 2020 es, sin duda, hablar de dos periodos: antes de la pandemia (a partir de ahora AP, para nosotros) y de después de la pandemia (DP para nosotros.) Y es que a pesar de que en algunos puntos del planeta, como China, el virus ya era noticia desde finales de 2019, en Europa todo esto se veía, entendía o interpretaba como algo muy lejano, lo que siendo un terrible error por nuestra parte.

En mi caso, 2020 me dejó con muchas sensaciones encontradas, con un montón de tiempo para pensar y conectar conmigo, y, por suerte, con un montón de trabajo (parte del mismo remunerada y otra parte de inversión para este año que entra)

Supongo que, como para muchos, 2020 tuve esos dos meses de locura frenética, de cambio de década, de entrar en un año para “romperla”, como pronosticaban muchos medios, profesionales, gurús y demás voces del entorno. Y supongo también, que empezaste 2020, yo al menos si que lo hice, quitándote cosas pendientes de 2019 y viendo cómo iba a encajar todo en 2020.

Para mí, los dos primeros meses de 2020 transcurrieron a caballo entre el cierre de varios proyectos en los que venía trabajando desde hace algunos años, como Dymweb o ACEC, la planificación de todo lo nuevo que estaba por venir y el trabajo del día a día, lo que ya estaba cerrado y a lo que había que darle caña, básicamente.

Si de algo me di cuenta, o de algo me sirvió el pararme a reflexionar, o el hacerlo más de lo normal, a finales de 2019, fue a enfocar con criterio y con buen pie todo lo que me “quite de encima”, porque en ocasiones, para poder avanzar, primero hay que soltar lastre.

Sin recurrir a Marie Condo, aunque admito que he seguido alguno de sus consejos al pie de la letra (risas de lata de fondo), antes de enfocarte en tus objetivos (da igual que sean a corto, medio o largo plazo) o mientras lo haces, es importante considerar no solo lo que vas a crear o mejorar, si no que necesitas parar, pausar o directamente eliminar de tu vida, para poder avanzar con paso firme.

Bienvenidos a AP, los meses de la “felicidad”

2020 no empezó tan mal, ahora nos cuesta darnos cuenta de ello, porque hemos estado escuchando la palabra coronavirus, muerte, contagios y confinamiento durante más de 9 meses, algo que podría volver local al más cuerdo.

En mi caso, 2020 comenzó, por primera vez, lejos de Canarias. Considero que soy una persona que ha viajado bastante, no tanto como me hubiese gustado, pero si bastante. Pero en lo relativo a despedir un año y comenzar otro, siempre he sido más bien “clásico” y de pasarlo en casa. Pero, este año tocaba cambiar, romper un poco el “status-quo” y hacer algo que mi madre siempre comentaba entre risas, y una cara medio seria, al tono de “un año de estos tenemos que pasar el año nuevo fuera de aquí, en un sitio con nieve, o algo diferente.” No pudo ser con nieve, pero si que fue diferente, la verdad.

Entre enero y marzo, no hubo muchas novedades “potentes” que contar, ya que en mayor o menor medida me dediqué a liquidar cosas pendientes de 2019 (que fueron bastantes), a preparar el terreno de nuevos proyectos para 2020 (spoiler alert de Escuela de Trabajo Remoto) y trabajar en proyectos y eventos que ya tenía cerrado, como FITUR (la feria internacional de turismo que se celebra en Madrid) o el Mobile World Congress (que finalmente no se pudo celebrar)

De resto, la entrada al año me sirvió para reconfigurar y diseñar mi web, seguir dándole caña al podcast (enfocándome sobre todo en las entrevistas, o lo que es lo mismo, lo que precedió a Pulsa el Botón y Con con lo que Cabe en mi Mochila), escribiendo en blog a buen ritmo y plantando la semilla de lo que terminaría siendo la Escuela de Trabajo Remoto (salvo que en ese momento, no sabía que sería así)

También tuve la oportunidad de teletrabajar desde sitios tan exóticos como Cuenca, cómete esa Bali, y de planificar lo que yo denominé como el año que iba a ser para viajar… Ay, no sé si reírme a carcajadas o echarme a llorar como una magdalena.

Para todo lo demás, el siguiente H2

Añadidos y links: sí, ahora incluyo este tipo de cosas en mis post, que le vamos a hacer.

Artículos

Podcast

¡Bienvenidos a DP! Encierro, diversión y retos en TikTok asegurados

14 de marzo de 2020 – ¡Españoles! Tomo el mundo pa’casa y si quieres salir, con la bolsa del Mercadona, ida y vuelta. Bueno, no fue exactamente lo que dijo Pedro Sanchez, pero es una aproximación de lo que vivimos muchas personas ese sábado de marzo.

A mí, todo esto me pillo de viaje, las primeras vacaciones del año, para Rebe, mi pareja y unos días para hacer workation en una isla que me encanta.

Por supuesto, no voy a hacer de gurú, ni mucho menos a decir que esto ya se sabía y se venia venir, yo también, de forma muy estúpida y grotesca, me mofe en algún episodio diciendo que ya se estaba hablando demasiado del coronavirus y de que seguramente seria algo de lo que se dejaría de hablar en semanas, como pasó, afortunadamente, con la gripe aviar y otros casos de SARS. Pero, esta vez, no fue así, no le hicimos caso a las señales de China, tampoco a las de Italia (que ya de paso, nos tocaba un poco más cerca) y terminó pasando lo que todas ya sabemos.

En plena isla de El Hierro y con una conexión 4G más que respetable, me tocó arremangarme, coger todos los recursos que tenía a mano e intentar ayudar con la generación de una guía sobre teletrabajo, tema del que vengo hablando desde hace unos cuantos años. La guía, con muchas erratas, cosas que pulir y muchas otras que añadir (¿alguien dijo trabajito para 2021?) era solo un recurso con el que intentar ayudar en esa transición loca y acelerada que se hizo, de la noche a la mañana, hacía el teletrabajo. Si es que podemos decir que lo que se hizo en aquel momento de confinamiento era teletrabajo.

Marzo fue un mes especial para mi en 2020, ya que después de varios meses intercambiando emails, generando y sumando contenidos en Google Drive y alguna que otra videollamada, David Blay, Valentina Thörner y un servidor, le dimos vida a Escuela de Trabajo Remoto, algo por lo que siempre les estaré inmensamente agradecido. Los meses posteriores ayudaron a posicionar a la marca, a sumar a otros cracks al proyecto: Silvia, Elsa y Nacho, pero sobre todo, sirvieron para defender una cultura y unos principios por encima de todo.

El confinamiento también me permitió disfrutar y sacar proyectos locos que solo tenían la pretensión de hacer pasar un buen rato, hacer reír y bueno, un poco el payaso, todo sea dicho. Gamberr@s, junto con José Navarro, fue un proyecto que me permitió experimentar con Instagram, conocerlo mucho mejor y darme cuenta del potencial que tiene esta herramienta como canal de comunicación.

Pero no todo fue trabajo, mayo, sobre todo después del mes de mayo que tuve en 2019, quizo ser un mes agradecido. Tenemos un nuevo miembro en la familia: David, mi súper sobrino 😀 que ahora mismo nos está llenando a todos de alegría y alguna que otra baba, no te voy a mentir. Mayo también me trajo el volver a la montaña, después de más de dos meses encerrado en casa, esos senderos se disfrutaron como nunca.

Volviendo al curro, los siguientes meses me trajeron side projects con los que he aprendido un montón, como Pulsa el Botón o Con lo que Cabe en mi Mochila. Pude participar en un conferencia internacional sobre el Futuro del Trabajo con la Universidad del Atlántico, en Perú. En verano comenzó también la “temporada alta”: diseño de estrategia para repeople y repeople conference, programa de reconstrucción empresarial con la Cámara de Comercio de Lanzarote y La Graciosa, eventos y nuevos hitos con Tenerife Work&Play, formaciones con FYDE Caja Canarias, asesoramientos con FGULL y servicios de consultoría en estrategia digital con partners y clientes.

El cierre del año, o casi, tampoco estuvo mal, poder viajar de nuevo, en esta ocasión para ver con otra perspectiva a la isla de La Palma. Acudir, como cada año desde hace cinco, a Las Palmas de Gran Canarias para uno de los eventos de referencia sobre trabajo remoto: repeople conference (anteriormente Nomad City) o viajar virtualmente a mi primera TagugoConf, con su Sofa Edition. Y, también fue un año de decir adiós, después de cinco años y en su quinto aniversario, tocó cerrar los DNExp & Beers, casi, casi, no podemos ni hacerlo físico, pero al final, y como siempre, salió un evento de brutal.

Si lo miro con perspectiva y quitando, por supuesto, todo el sufrimiento que el coronavirus ha traído para muchas personas y familias en todo el mundo, DP no estuvo tan mal después de todo.

Añadidos y links: si el artículo se me estaba quedando corto…

Artículos

Podcast

2020 – Cerrado por Coronavirus

Creo que a lo largo de este post ya me he explayado bastante y he metido bastante “chicha” en el asunto.

Si puedo quedarme con algo a modo de resumen es todo lo que te digo en el video a partir del minuto 21, pero básicamente:

  • Haz las cosas con sentido y no solo con objetivo. Trabajar es algo que consume mucho de nuestro tiempo vital, si ese tiempo lo vamos a dedicar a algo que carece de sentido, creo que lo estamos desperdiciando.
  • Tómate tiempo, para ti, para pensar, para hacerte preguntas y para reflexionar. En un momento en el que la intoxicación o el exceso de información es la norma, despejar el camino y la mente para encontrar claridad y reflexión es la clave.
  • Cambia rutinas, rompe hábitos y fuérzate a hacer cosas diferentes de vez en cuando. A veces, coger un nuevo camino sin plantearte demasiadas cosas puede llevarte a lugares muy interesantes.
  • Genera cosas que te aporten a ti y que aporten a la comunidad. En los años que vienen, creo que la palabra comunidad va a ser una de las más repetidas, reproducidas y utilizadas.
  • Disfruta del camino, en serio, todos tenemos muros, momentos de bajón y momentos de WTF! Pero si no estás disfrutando del camino, quizás lo que estás haciendo no es lo que quieres hacer.

2021 – Trabajo en construcción

Tenía pensado escribir algunas reflexiones por aquí sobre 2021, pero prefiero que este apartado se transforme en algo vivo durante 2021, me lo cojo como objetivo y como reto. Así que, por aquí solo quiero dejarte cuatro bloques en los que voy a trabajar durante todo mi 2021 y algunos recursos y links por si quieres plantear (o replantear) tus objetivos para este año.

  • Crecer en la parte personal y darle mucha más importancia en mi vida
  • Seguir creciendo en la parte profesional, centrándome mucho más en líneas concretas de proyectos
  • Apostar por comunidades, participando en ellas o generándolas si es necesario
  • Participar en proyectos que tengan un fin y un impacto puramente social

Añadidos y links:

Carlos Jonay Suárez Suárez

Carlos Jonay Suárez Suárez

Soy un apasionado del mundo de la estrategia digital, de crear proyectos con gente que mola y de gastar suela en las montañas.

Deja tu comentario